Engañado por los placeres que en este mundo  la bonanza económica puede dar, Joel empezó a escuchar la voz del Señor llamándolo a servir en la Iglesia.

Haz Click para ver su Testimonio.

Joel, Miembro